Isabelita Superstar

3364628

Perfil de una figura cargante de la historia argentina: GettyImage

“Fue una joven sin juventud”, así la define el canciller de su marido Hipólito “Tuco” Paz en sus memorias. Es que María Estela Martínez, bailarina de profesión y primera presidente mujer de la Argentina de improviso, entra al mundillo político a sus tiernos 24 años y casi de casualidad.

En busca de ganarse la vida con su pasión, María Estela abandona Buenos Aires y comienza a recorrer América Latina bajo el seudónimo de Isabel Gómez. Su compañía de danza se asienta en Panamá y los hombres se vuelven locos por ella en el cabaret de Colón.

Su más famoso fan, el expresidente Juan Domingo, fija sus ojos en ella una Navidad de 1955 y no se separa hasta su muerte, en 1974. Sin vestido blanco ni fiesta, se casan el 15 de noviembre de 1961 y al volver a su país natal todos los reflectores se centran en ella: La nueva compañera de vida y fórmula del candidato por el justicialismo.

Isabelita solo está instruida hasta sexto grado, no tiene el hábito de lectura y pasa sus días entre bailes, revistas “Hola” y el cálculo compulsivo de calorías. Pero aprende a moverse con gracia bajo el compás diplomático: “Yo te voy a ser más leal que nadie”, le insiste al mandatario y esposo, quién la elige finalmente como su vicepresidenta. Recién admite su falta de preparación -y sólo a su secretaria privada- cuando la banda presidencial ya cruza su pecho.

Aunque está viuda y marchita, sabe que no existen excusas para bajarse del escenario. Ahora ella es la figura estrella y tiene que bailar. Decide apoyarse en Lòpez Rega, el enigmático dirigente de la triple A , y Celestino Rodrigo, su ministro de economía, para contentar a sus espectadores: el pueblo argentino.

El espectáculo resulta un fracaso: El Operativo Independencia incita el terrorismo de Estado, un déficit fiscal que asciende a u$d 1.000.000 y las subas de precios que alcanzan 24.2% provocan un descontento general. Por primera vez hay una huelga contra un gobierno peronista. Ella amenaza desde la Casa Rosada con convertirse “en una mujer de látigo”. La música cambia. Se sientan las bases para un golpe de facto cívico militar. “Al peronismo se le dieron todas las oportunidades; la que no funcionaba era Isabelita” declara uno de sus verdugos políticos, José Alfredo Martinez de Hoz, años después.

Con la misma soltura que en los tiempos de antaño, Martínez, logra salvar su vida después de 232 agitados días en el poder y es solamente detenida por el nuevo gobierno de facto, bajo la acusación de corrupción. En 1981 la condenan y ese mismo año se marcha a Europa para bailar paso doble con sus amigas de la alta sociedad española.

En 2013, cuándo ocurre la muerte de quién la destituyó del poder, el militar Jorge Rafael Videla, no se celebra con una danza de la victoria. Ni siquiera se produce alguna declaración al respecto. El telón ya se había bajado 1985 cuando decidió alejarse de la política y el show, está terminado.

Anuncios

¡Feliz día de la mujer! ¿Feliz día de la mujer?

 

12803310_913887602042280_1146291735062818069_n

Ilustración por Diario de una volátil.

Me encantaría desear un feliz día de la mujer pero que después de tantos años de lucha sigamos siendo un sector vulnerable me entristece.
Feliz día de la mujer será cuando no gane menos por hacer el mismo laburo que un hombre.
Feliz día de la mujer será cuando pueda salir a la calle sin miedo. Y si me pasa algo, que no se justifique por mis hábitos o vestimenta.
Feliz día de la mujer será cuando las casas de electrodomésticos no me ofrezcan una plancha con descuento un 8 de marzo.
Feliz día de la mujer será cuando nos contacten por motivos laborales, no dudemos que sea por nuestras capacidades y no creamos que nos quieren levantar. (Y cada vez que veamos a una mujer con un buen cargo dejemos de escuchar la célebre: “¿Sabés la cantidad de pijas que debió haber chupado para estar ahí?”)
Feliz día de la mujer será cuando exista un sistema que condene de forma eficiente la violencia machista y los femicidios. Un ‪#‎NiUnaMenos‬ real.
Feliz día de la mujer será cuando abandonemos el micromachismo y la horrible costumbre de criticarnos entre minas para conseguir aprobación o cariño de terceros.
Hoy, hagamos un poco de autocrítica, abandonemos los estereotipos y repudiemos la violencia. Así quizás podamos lograr un feliz día de la mujer.

12799268_1687596368166168_684307339147691146_n

La educación gratuita no es sinónimo de igualdad, pero sí de DERECHO

19

Créditos: Mi amada FSOC

Lamento no haber escrito antes, terminé el año cargadísima de cosas y necesité meses de introspección y paz para poder acomodar el quilombo que tengo por cabeza nuevamente. Todo esto vino acompañado de una especie de huelga de silencio que me impidió ponerme al día con esta página (aunque mis publicaciones en Blue, Ladies Power o AlmaDeAscenso jamás se interrumpieron) y que se termina oficialmente el día de hoy.

También lamento que el sentimiento que me movilizó a seguir escribiendo sea nada más y nada menos que la ira. En vísperas de un nuevo año universitario me encontré con una nota de La Nación cuyo título me pareció interesante e invitaba al análisis, pero su contenido me horrorizó: ¿Gratuidad universitaria es sinónimo de igualdad?

Aquí, el señor Héctor Masoero, miembro de la Academia Nacional de Educación, analiza una de las próblemáticas que más afecta a la educación superior (me permito decir, que no sólo la pública): Los altos grados de deserción universitaria.

Aunque Masoero es cauto de usar la palabra gasto para referirse la inversión pública en educación aunque es contundente en su análisis cuantitativo: “Durante 2015, el presupuesto de las universidades nacionales ascendió a casi 40.000 millones de pesos y alcanzó el 0,8% del PBI. En promedio, el Estado invirtió en 2015 unos 25.000 pesos por cada estudiante universitario del sistema público, según un informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA)” y además plantea que si una familia asume un costo de varios miles de pesos mensuales por un colegio secundario privado, ¿Es razonable que luego esos estudiantes accedan a una universidad pública sin ningún tipo de tarifa? ¿Qué nivel de prioridad debería tener la educación superior no arancelada para quienes pueden pagarla?

¿ Por qué habría que tenerse en cuenta a los egresados de las escuelas públicas? Si según el autor de la nota no tienen las mismas posibilidades de graduarse que un estudiante que proviene de una escuela secundaria privada bilingüe con alto nivel de exigencia. 

Al parecer, Masoero no conoce el concepto del alteridad u otredad. Cree que todos vivimos o viviremos en casa de nuestros padres hasta tener el título bajo el brazo, que fuimos a escuelas secundarias privadas, bilingües y con altos niveles de exigencias, y que nuestras familias están dispuestas a desembolsar miles de pesos mensuales durante años “simplemente porque pueden”. Para él, la educación no arancelada debe erradicarse: Si tenés recursos, no te merecés una universidad sin arancelar porque “podés” pagar, si no los tenés, no te merecés directamente una educación superior, porque total no te vas a poder egresar.

¡Pero todas esas personas ya están aportando miles de pesos mensuales! La educación totalmente gratuita no existe, la diferencia es que con los impuestos, con el IVA (Sí, cada vez que comprás el pan) todos ayudamos para lograr que el pueblo argentino sea consciente, informado y conocedor de los sucesos que lo rodean (entre otras cosas, porque no es en lo único que se destina el presupuesto nacional). Arancelar la educación superior es caminar en el sentido diametralmente opuesto al que garantiza la igualdad de oportunidades.

Y aunque es verdad que la mayoría de los graduados son de clases medias/altas.La deserción universitaria no sólo es por cuestiones económicas, para lograr un mayor margen de graduados hay que fomentar la educación básica y reformar el sistema impositivo para que sea verdaderamente progresivo.

La educación, sea inicial, básica o superior, es un derecho y no debe evaluarse como un gasto porque impacta directamente en el modelo de un país y su futuro. Este tipo de modelo solo perpetua la estratificación social donde las personas acceden a los conocimientos básicos para conseguir un trabajo mecánico y mal pago, y la educación superior queda reservada para los que tuvieron la suerte de tener familias más pudientes. ¿Ese es el concepto de igualdad que se quiere impartir? Bajo esta visión, una persona ignorante difícilmente pueda tener un empleo que le permita solventar una universidad y el ciclo se repite, no se soluciona.

Pero qué le podemos pedir a un señor que basa su buena fortuna en las universidades aranceladas:

12800366_1688268861452493_2276601054815963531_n

Gracias Ivo Agustín Zerpa.

No, la educación gratuita no es sinónimo de igualdad, pero si de respeto por los derechos. Porque para la educación no deben existir barreras de entrada, pero creo que eso en la UADE o Harvard no te lo enseñan.

Big Data, el precio de la comodidad.

F100008484

Imagen de: FreeJPG

Big Data es un término para denominar a la reserva de información en Internet que no puede ser procesado por métodos tradicionales por su contenido social, cultural y político. El teórico informático John Mashey lo utilizó por primera vez en los 90 para hacer referencia al colapso que podrían a sufrir las infraestructuras físicas y humanas de la informática por la inmensa e imparable cantidad de datos de la web y se ha popularizado desde entonces.

Es posible extraer un gran volumen y variedad de datos sobre los distintos usuarios a través de sus dispositivos móviles, instrumentos de audio y video, sistemas GPS, sensores digitales o hasta transportes. Cada segundo que alguien pasa en Internet, está creando más y más información para la base de datos más importante del planeta.

En cifras, se realizan 40.000 nuevas búsquedas en Google por segundo alrededor de todo el mundo. Esto equivale a 3.5 millones de búsquedas por día y 1.2 billones por año. Todos estos clicks quedan registrados. Y el big data intenta a través del ordenamiento de información, perfilar a cada tipo de usuario. “Este registro permitirá hacer recomendaciones cada vez más precisas, basadas en el análisis de nuestro rastro y en la comparación con el de otros usuarios. Las empresas podrán ofrecernos libros, películas, ropa, música, viajes… cualquier cosa que sea compatible con nuestras búsquedas ¡Somos fábricas de datos andantes!” declaró en el diario El País, el ingeniero Albert Bifet para referirse a este nuevo sistema de ventas más óptimas y personalizadas.

Esta masa de datos se convirtió en un activo económico, como el oro o el petróleo, donde se provee a las empresas de la suficiente información útil para sus negocios. Hoy, tener la información indicada en el momento correcto puede mejorar la producción de una empresa de forma radical e impactar en el balance de una compañía en decenas o cientos de millones de dólares. Junto con las patentes, estos intangibles se vuelven partes cada vez más importantes de la economía global, sin embargo, no aparecen en los estados financieros de las empresas porque nadie sabe a ciencia cierta cuánto vale esa información.

No sólo se trata de empresas que los consultan, sino también centros de salud y asuntos de seguridad nacional, como el programa PRISM que lleva a cabo por el Gobierno de EEUU para controlar posibles ataques de terrorismo.

Para Viktor Mayer-Schönberger y Kenneth Cukier, autores del libro “Big Data: una revolución que transformará cómo vivimos, trabajamos y pensamos” el peligro más grande que conlleva este registro es cómo se transgrede la privacidad de las personas.Por ejemplo,  el gran valor de las acciones de Facebook se debe a su más de 100 Petabytes de fotos y videos –una media de 31,25 millones de mensajes y  2,77 millones de vídeos por minuto– que se suben desde todos los smartphones del mundo cada día y a los que distintos organismos quieren acceder.

En nuestro país, el análisis de big data aún se encuentra en una etapa incipiente: “Hay que estar atentos para atender la libertad de expresión y también para que la legislación que se haga no coarte Internet”, señaló Sebastián Bellagamba, de la Internet Society, en una nota para el diario La Nación.

La joya favorita de la fe

1_SSscLIgedkuCJ-fiW1ewyg

Jesucristo en la sacristía. Fuente: Wikimedia.

 

El gigante blanco parece brillar inmaculado bajo el sol del mediodía. Antiguo hogar de los monjes recoletos que le dieron nombre al barrio, este edifi

El gigante blanco parece brillar inmaculado bajo el sol del mediodía. Antiguo hogar de los monjes recoletos que le dieron nombre al barrio, este edificio profesa un aura de luz y pureza sin siquiera haber cruzado la puerta.

Escribir una leyendacio profesa un aura de luz y pureza sin siquiera haber cruzado la puerta.

 

Diseñada por el fray Andrés Blanqui, el estilo clásico reflejado en los dos rígidos pilastros que aparecen en su fachada contrasta con los vanguardistas y modernos espectáculos que ofrece su vecino, el Centro Cultural Recoleta, y que en la antigüedad supo formar parte del monasterio. Las silenciosas campanas o el reloj inglés, todavía conservan su brillo metálico inmaculado a pesar del paso del tiempo y se alzan imponentes sobre su techo, permitiendo a cualquier transeúnte remontarse al pasado con tan solo una mirada.

La Basílica Nuestra Señora del Pilar comienza su historia alrededor del 1730. Sin embargo, es reconocida oficialmente de esta forma a partir de 1829, ocho años después que el Estado Argentino se apropió de las tierras bajo la reforma eclesiástica y los hombres devotos de San Francisco de Asís que oraban cada día entre sus cuatro paredes fueran enviados a Catamarca. El adorador de la Pilarica, Don Juan de Narbona, donó los primeros 20.000 pesos para comenzar las obras y finalmente, en 1936, el papa Pío XII la declaró Basílica Menor, otorgándole el palo, el tintinábulo y el escudo basilical, imponentes símbolos episcopales que se lucen en el Altar Mayor, de apariencia barroca y enceguecedor brillo dorado.

Antes sacristía, el ahora retablo mayor es una oda a la grandeza y el poder de Dios: Altísimo y majestuoso, está cubierto en su totalidad de sinuosos ornamentos color oro y pilares de mármol que parecen sostener la fe de los cientos de fieles y turistas que se acercan cada día a encontrar un alivio para sus almas pecadoras y así lograr la salvación eterna.

En sus costados, cuatro imágenes franciscanas vigilan a la figura estrella de esta casa del Señor. De carácter sublime y divino, la Virgen María contempla a sus fieles acompañada de un bebé Jesucristo, que la resguarda apoyando la mano sobre su pecho. A su izquierda, la talla de un hombre suplica su piedad bajo la mirada curiosa de cuatro querubines de mejillas sonrosadas.

La escena se repite en la nave central, y única, de la Iglesia. Un hombre mayor arrodillado en el banco de la primera fila apoya fervientemente su frente robusta sobre sus manos entrelazadas, en pedido de oración. Levanta la vista y observa la estatuilla sagrada con la misma expresión lastímera, esperando una respuesta.

Los pocos fieles que no han abandonado el recinto al finalizar la misa de once aprovechan a elevar sus pedidos celestiales mientras pequeñas ráfagas de curiosos, regionales y extranjeros, interrumpen la atmósfera divina con el sonido seco de sus obturadores fotográficos.

El altar con sus formidables decoraciones de plata peruana, los misteriosos claustros que contienen los secretos más preciados de la sociedad colonial y los mausoleos de las personalidades más destacadas de la elite argentina que se encuentran descansando en sus jardines no son suficientes para explicar porqué tantas personas elijen visitarla cada día. “La vida en la ciudad es una vorágine que nos hace estar ultraestimulados, la gente necesita un espacio dónde poder encontrar un poco de calma, de paz espiritual”, reflexiona la guía mientras espera el próximo grupo que hará el recorrido por el templo

#NiUnaMenos: De las redes sociales a la calle

11406915_633010860168751_1084679330411635992_n

Desnudando la cultura de la violación. Fotos: En la Calle – Fotografía Social

La manifestación en contra del femicidio y cualquier tipo de violencia de género bajo la consigna #NiUnaMenos convocó a mas de 200.000 personas que marcharon desde el Congreso hasta Tribunales para reclamar una sociedad más igualitaria.

La marcha, que comenzó después de que la periodista Marcela Ojeda expresara su indignación a través de la red social Twitter por el fatal descenlace de Chiara Paéz, la adolescente embarazada y asesinada por su novio, y decidiera junto a sus colegas Ingrid Beck, Florencia Etcheves e Hinde Pomeraniec organizar una convocatoria para visibilizar el grado de vulnerabilidad que sufren las mujeres en Argentina.

11425225_633009866835517_3009282250849261385_n

El problema es colectivo, la solución también.

 

Matías Schusterman, otro twittero y creador de “Nunca más a mi lado“, una página de internet que ayuda a sobrevivientes y víctimas de la violencia de género a través del proceso catártico de la escritura y difunde los casos de forma anónima como método de concientización, se refirió a la violencia machista dentro de la sociedad: “Creo que ya no existe el tabú, pero sí la vergüenza y el desamparo de quiénes lo sufren, y eso puede influir a que se animen a pedir ayuda. Se debe lograr un cambio cultural a través de la educación, pero depende de la voluntad política que esto se logre”.

Durante la jornada, Erica Rivas, Juan Minujín y Maitena leyeron un documento reclamando la implementación de la ley 26.485 que abarca la extensión de la educación sexual a ámbitos más amplios y la creación de un Observatorio de Violencia contra las Mujeres. La diputada para el Frente para la Victoria, Isabel Beatriz Visconti, más conocida como Dulce Granados expresó: “Estamos manifestándonos en la calle todos los sectores de la política, promoviendo la eliminación de la violencia contra la mujer tanto de forma física, psicológica, sexual o patrimonial. Son cambios que creemos que pueden y deben hacerse desde los distintos poderes del Estado”.

Además de las agrupaciones feministas y miles de autoconvocados, muchas familias se acercaron para renovar su pedido de justicia, como la de Micaela Medrano, la joven asesinada y abusada por su ex cuñado dentro de su residencia en Lomas de Zamora en 2013: “En nuestro caso logramos que el hombre esté preso y con perpetura, pero sabemos que en la mayoría de los casos no es así. Mi hija tenía 20 años, estaba etudiando y le quitaron la vida, queremos que eso no pase más porque como ella hay miles. Hoy venimos a reclamar por ellas”.

11407271_633010253502145_700560501416861131_n

Sin clientes no hay trata.

 

 

#LaLeyDeMediosNoSeToca: ¿Por qué es tan importante?

12342773_10153478746849737_3636383125915720198_n

Créditos: ES Fotografía

La regulación de medios en Argentina fue históricamente una cuestión fallida. Desde 1930, con el primer intento de normalizar la radiodifusión (que se logró después del primer blockout de la historia de la radiofonía nacional), hasta la ley 22285 decretada por el gobierno de facto que, junto con el control total de papel prensa desde el sector privado, y la modificación en los 90 para permitir la creación de grandes grupos multimediales siempre se favoreció la existencia de un discurso hegemónico.

Ya en un nuevo milenio y con la llegada de la banda ancha e internet, las comunicaciones cambiaron y se hizo necesario regular esos nuevos aspectos. Se abrió un espacio para la pluralidad de voces y medios alternativos que cambió la configuración de los medios y generó nuevas oportunidades a sus trabajadores, especialmente los periodistas. 

Un retroceso en las prácticas de comunicación me impacta a mí como trabajadora en medios, pero también te impacta a vos y a cualquier usuario de las plataformas alternativas o masivas (prensa escrita, radio, cine y TV). Trasciende una ideología política: Se trata del derecho a la información, a informarse de la forma que a uno más le guste y a la expresión, valores que una república debe promover.

Entonces, hoy no mires para otro lado. Pidamos por la aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en su totalidad, que creeme, va a estar mucho más bueno para todos.

Continuar leyendo

El toro entre las cuerdas

1488803_623163354438515_1895768571163637627_n

“Busco la inmortalidad y estoy a un paso de ella” – Muhammad Alí. Foto: M.A.f.I.A

Corre el año 1923. El boxeo se ha convertido en una actividad proscrita en la provincia de Buenos Aires, pero la legislación no puede controlar la pasión que este deporte despierta en todos los sectores de la sociedad: Es viernes y cientos de personas se amontonan frente a las oficinas del diario “Crítica”, ubicada en la calle Sarmiento al 800 donde, fiel a su estilo sensacionalista, montó un escenario con pizarras para poder seguir en tiempo real “La pelea del siglo”. Es que hoy, por primera vez un púgil argentino disputa el título mundial y los telegramas vuelan por todas partes.

 

Han pasado 92 años desde aquel 14 de septiembre que quedó grabado a fuego en la cultura popular argentina. El compatriota Luis Ángel Firpo, apodado por la prensa estadounidense “El toro salvaje de las pampas” protagonizó un mítico enfrentamiento contra el campeón yankee de todos los pesos, Jack Dempsey, uno de los más brutales de la historia del boxeo. Aunque el argentino derribó de un derechazo en la mandíbula al “matador de Manassa” de tal forma que lo lanzó fuera del cuadrilátero a tan sólo dos minutos y medio de comenzada la pelea, Firpo perdió por knock out después de haber sido derribado siete veces por su contrincante.

Al igual que en el ring, el humilde ladrillero oriundo de Junín supo levantarse y no tirar la toalla. Firpo volvió a Buenos Aires convertido en un ídolo popular y logró no sólo que se eliminara la prohibición del boxeo, sino que se reglamentara, obteniendo así la matrícula número uno de este deporte.

Además, compró los derechos de visualización del encuentro en el Polo Grounds de Nueva York y recaudó una pequeña fortuna por las miles de reproducciones que tuvo su agridulce odisea en tierras norteamericanas, dinero que pudo invertir en la industria ganadera y que lo consagró como estanciero.

Hoy, en épocas donde el boxeo argentino parece volver a la popularidad de la mano de exitosas figuras nacionales como el recién retirado Sergio “Maravilla” Martinez, Marcos “Chino” Maidana o Lucas “La máquina” Matthysse, y el título de “pelea del siglo” regresa a la boca de todos por el no menos controvertido enfrentamiento entre los multicampeones Floyd “Money” Mayweather y Manny “Pac-Man” Pacquiao, el máximo héroe deportivo de la Argentina del primer cuarto de siglo yace en el Cementerio de la Recoleta junto con su esposa Blanca Lourdes Picard.

De firmes convicciones católicas, una enorme cruz de cobre decora la puerta del bloque de firme granito gris, casi tan resistente como el púgil frente a los golpes de sus contrincantes, y una estatua tamaño natural de su persona, realizada en el mismo metal por el escultor Luis Perlotti, custodia la puerta de manera recelosa.

Como si se tratase de alguna de sus exhibiciones en el Luna Park, cientos de personas se acercan para fotografiarse con el ícono de aquella Argentina de Perón, tango y boxeo. Mientras tanto, el hombre que todavía lleva la bata puesta, espera una revancha con el mal de Chagas que le arrebató la vida en 1960.

Dime lo que comes y te diré que eres

12144780_1514436002209838_6701860489739536834_n

Las personas pasean por la Feria Leer y Comer. Fuente: Facebook.

La periodista Soledad Barruti presentó su libro Malcomidos en la Feria Leer y Comer y utilizó el espacio para hablar sobre el impacto de la industria de alimentos en la sociedad, y el poder del periodismo y la gastronomía para cambiarlo. 

 

“Aprender sobre comida también es aprender sobre los conflictos de intereses de nuestro país”, afirmó la periodista y autora del libro Malcomidos, Soledad Barruti, durante su participación en la segunda edición de la Feria Leer y Comer, organizada por el museo Margen del Mundo, creado por iniciativa del periodista Luis Majul.

En este marco político de cambio de gobierno que impacta directamente en las medidas económicas y modelo de país que se desarrollará los próximos 4 años, Barruti propone recuperar el concepto de “soberanía alimentaria” y cambiar un sistema productivo que tiende la diversidad alimenticia autóctona frente al mercado. Sin embargo, no se muestra entusiasta con las iniciativas de los candidatos presidenciables: “El futuro es trágico, el agronegocio en Argentina se rige exclusivamente por las tendencias del consumo externo y los bienes primarios de importación son lo que más dinero dan, entonces, independientemente de quién sea el nuevo presidente, todos van a seguir con la misma política económica”.

Apenas comenzó a hablar en el  auditorio ubicado en Concepción Arenal 4865, la periodista se preguntó:” ¿Estamos nosotros a la altura de la circunstancia de los problemas sociológicos y ambientales que estamos teniendo? Hay planes periféricos para hablar de educación, de seguridad, pero es todo muy tramposo porque vivimos en una desprotección total”. Los efectos de la comida están y nos aquejan: proliferación de enfermedades que arrasan pueblos enteros como el sojero santafesino Santo Domingo, epidemias de obesidad infantil y componentes como glifosato o endosulfán, considerados por el resto del mundo “moderadamente tóxicos” se encuentran en más del 80% de nuestras frutas y verduras.

Sin tapujos, Soledad sostuvo ante decenas de personas que la escucharon entre curiosos y asombrados, que nos exponen a cosas que “no son inocuas” como agrotóxicos o exceso de antibióticos, mientras el Estado se mantiene ausente. “¿Cuánto creció la marginalidad en las ciudades a medida que avanzó la soja y corrieron a los habitantes de sus lugares de vida? De eso no se habla”, denunció Barruti.

A pesar de esta visión algo sombría y determinante, la posibilidad de un cambio en la cultura alimenticia no parece imposible y el número de personas que quiere enterarse sobre el origen de su comida y se ocupa de instalar la problemática en la agenda pública es cada vez mayor: Mercados agroecológicos como el Buenos Aires Market o Sabe la Tierra aumentan su popularidad a pasos agigantados y este fin de semana, la segunda edición de la feria que reúne la pasión por la comida y la lectura convocó a más de 20.000 personas en el barrio de Chacarita. “La Feria Leer y Comer es un espacio donde que le da la oportunidad a todas las personas que nunca escucharon hablar de estas cosas”, destacó la autora del libro sobre la industria comestible argentina más importante del país.

Además, la periodista hizo mención a sus colegas que demostraron cómo a través del sistema de producción de alimentos “se pueden analizar explorar e investigar los problemas de economía y de política” y a los cocineros presentes en el evento, que participaron en conferencias u ofrecieron sus creaciones culinarias en los food trucks a los distintos amantes de la literatura y la gastronomía que se acercan a disfrutar de la jornada: “Ellos son un poco los guardianes de preservar la calidad de lo que consumimos, saben que si no hay buena cocina sin buenos productos”.

Así, como la literatura y el periodismo, la comida también es un vínculo de comunicación y la feria fue la posibilidad perfecta para celebrar la diversidad a través de la palabra y el paladar, “la gastronomía, al igual que la palabra, pueden cambiar la historia”, finalizó.

La ola verde llega a la ciudad

12219562_435694219964827_8654150931529821074_n

Puestos en la feria sustentable. Fuente: Sabe la Tierra Vicente López

Con entrada gratuita y mas de 30 comerciantes locales ofreciendo sus productos naturales, el mercado “Sabe la Tierra” de Vicente López, ubicada en Av. San Martín 2400, comenzó ayer su ciclo de  actividades para que los niños se acerquen a disfrutar de una alternativa educativa y sustentable estas vacaciones.

Cientos de personas se pasean todos los sábados de 10 a 17 por la interminable fila de puestos de la Plaza de los Amigos, buscando distintos artículos comestibles, cosméticos y de limpieza, que además de ser más saludables, apoyen el comercio justo y el comercio sustentable. Sin embargo, este fin de semana el parque volvió a llenarse de chicos, como hace tiempo no pasaba.

Viviana Marina, una vecina de Florida, aprovecha para tomarse un café y brownies orgánicos mientra su hija Carmela juega con un Hula Hula: “Me enteré por internet, hay talleres de comedia musical, pintura y circo. Los chicos se re copan y los papás podemos comprar tranquilos”.

Con una visión que promueve la comunicación, educación y promoción de la sustentabilidad, los visitantes de “Sabe la Tierra” aprenden a través de las distintas charlas gratuitas que varían cada sábado y proponen actividades para toda la familia, como shows de música en vivo o los juegos del puesto de la ONG Geofans, donde además de dejar tus residuos reciclables podés participar y ganar premios.

“La parte gastronómica es lo que más llama a la gente, por eso es que se decidió hacer acá el primer mercado nocturno, que estaba orientado únicamente para que la gente pudiera venir a innovar a través del paladar– explica Liliana Poc, una de las coordinadoras de “Sabe la Tierra” en el barrio – pero quisimos aprovechar esta época para poder incluir a los chicos en esta propuesta y que aprendan a vivir en equilibrio con la naturaleza desde la niñez. Generar un sentimiento de comunidad a través de la participación de todos los miembros de la familia, también es una de los objetivos del mercado”.

Sergio Zelisñak, asiente las palabras de su compañera mientras vende frascos de conserva y prepara falafels calientes para una pareja que, como muchos vecinos de Florida, eligen almorzar aquí: “Sabe la Tierra  logra  una conexión entre nosotros, los productores, y los consumidores, que de otro modo sería imposible. Eso hace que cada sede se adapte a los gustos y costumbres de la gente que viene y se convierta en algo único y especial”.

Anita Pauls y su novio Clemente Cancela también son vecinos del barrio y clientes habituales de “Sabe la Tierra”, en su blog, la actriz escribe: “Hay de todo y para todos. Juro.Recomiendo altamente asistir a alguna de estas ferias y proveerse de alimentos. No es caro y es sano. Parece contradictorio pero no lo es. El capitalismo te hace creer que son incompatibles. Nunca le creas al capitalismo. Inventan intermediarios innecesarios que aumentan sideralmente el valor de los productos. En estas ferias se aplica el comercio justo que evita todo esto. Morite, capitalismo.”